La Casita de Cristal

Juguemos a la casita de cristal
donde brillan las palabras a través de la nada
y las verdades son melodías circundantes
que asedian nuestros apetitos más callados.

Vistamos de seda etérea
nuestros cuerpos de porcelana,
hagamos brillar la fragilidad
con el color del pecado bendito que da Vida.

Porque no es más obstinado aquel
que se guarda tras la transparencia
callando sus deseos para nunca llorar
ni sentir la caída de la sangre tibia,
cálido velo de sentida Humanidad.

Camina conmigo por el acantilado
y siente el suelo áspero,
siéntate a la orilla de la Muerte
y cantemos en el arrebato y el delirio…

Recúestate en mi regazo,
yo seré el confesor…
hoy quiero darte un beso
en la cavilación de mi peligro,
que los labios se encuentren
entre el calor de noches olvidadas
por temor a la persecución y el castigo.
No calles ni una sola atrocidad,
no te creeré en tu inocencia.
Juguemos a la casita de cristal
seamos presa y cazador,
escondamos nuestra más débil virtud,
que sea aquel el premio.

Porque hoy quiero saber quién eres
para desearte más siendo realidad,
pues no hay nada más bello que tu mirada taciturna
y los tímidos intentos de no dañar,
las lágrimas desesperadas pidiendo piedad
y la naturaleza verdadera con su lección
sobre corazones de porcelana con agujas de cristal
que devuelven el golpe antes del postrero beso.

Imagen: Brunhilde beobachtet Gunther by Füssli

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s