Casi siempre


Casi siempre me hace daño recordarte…

Muchas veces pienso en las conexiones
como una red de luces en el Cielo
que me resultan inevitablemente molestas,
mezquinas, devotas en su persecución.
Y recuerdo entonces por qué me marché
dejando atrás la senda de Sangre,
y el corazón se oprime en la desesperación…
la desesperación de la incertidumbre,
de lo ajena que me resulta la Humanidad,
lo alejado que se encuentran los viejos sueños,
la irremediable transformación frente al Espejo.

Casi siempre me hace daño mirarte…

Viendo la luz deformada en tus labios,
y los juegos de carne que se perdieron en tus manos…
Ya no son tus manos, ya no es tu cuerpo,
ya no eres sustancia, materia,
sólo un espectro deambulante culpando
a esta vieja bruja perdida en el Tiempo,
que perdida se encuentra así misma,
que olvidada reconstruye su esencia,
que confundida encuentra bellas respuestas,
pero que no halla sentencia a esa antigua encrucijada:
el dilema del egoísmo y de destruir a los que aman.

Casi siempre me hace daño sentirte…
siempre me hace daño tenerte,
alejado de mi mente constantemente…

Imagen de: Paul Steck

Advertisements

2 thoughts on “Casi siempre

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s