A Ella

Las cuentas no se borran con los años
y te veo pagar y pagar con la sangre,
mientras el alma no puede más que llorar,
y el cuerpo, el cuerpo menguar.
Se hacen mudas estas manos,
y la piel llama por tus consuelos,
cuando eres tú quien carece y quien duerme en soledad.

Se hacen duros estos labios,
y el corazon enciende la carrera
tratando de no quedarse atrás,
pero nadie se queda contigo
y el cuerpo sigue el andar quebrantado,
y aunque quiera regresar, allá vas.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s