Es gracioso y triste

Es gracioso y triste a la vez.

Pienso en el futuro y las manos tiemblan presurosas.
Pienso en el pasado y mi corazón presiona sin piedad.
Pienso en mi presente y las lágrimas empiezan a llamar.

Recuerdo esa tarde de colores,
de calores consagrados, mezquinos y deseados,
en las que mi labio fue dado en prenda de amor.
Y mi alma fue donada, sin esperar respuesta.
De hecho, esa desdeñosa respuesta nunca apareció.

Es gracioso y triste a la vez.

Mi corazón ha muerto, esa es mi esperanza,
y con el peso de las horas, las malas pasadas,
los ajenos deseos, las rimas paganas,
sigue suspirando por el sueño que se va,
por los escenarios alternos que contigo están,
las vidas apagadas por el deseo y la curiosidad,
y todos esos ideales que la inocencia como el Viento se llevó.

Y es triste el confesarlo sin premura.

Y es gracioso admitirlo sin derecho a redención.

Pero el corazón yace solitario y dice quererlo estar,
demasiado pesado para ponerlo andar,
demasiado cursi para hacerlo despertar,
que gracioso, triste…
Ya no halla nunca paz.


Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s