Sin ti


Toco a tu puerta

vacía, nula, inexpugnable.

¿Puedes darme hoy una vida,

huída secreta de la vida mía?

Son muchos los años en los que me ahogo

-No es broma que nací vieja-

y las alas se empiezan a marchitar.

Déjame despertar en lecho ajeno

-No es invitación al goce austero-

para intentar vestirme de la sonrisa fugada.

Canto porque no tengo otra opción.

Y grito, agonizando en delirio.

Como la santa Ofelia

por la cordura y su amante abandonada.

Una vez se ha marchado la Virtud

-¡No sonrías! Que la dejas escapar-

son las figuras las que empiezan a faltar.

Y somos un vals de juegos repetidos

-Tuya es mi sonrisa nocturna favorita-

cantando el viejo coro de redención con besos.

Oh Vida incesante que ciega se va.

Vida mía, continuo tormento, que insiste en no faltar.

¿Puedes darme hoy una Noche,

como deseo postrero del condenado en prisión?

Dame en una Noche los sueños cautivos, esquivos,

-son besos, el frio, el silencio perfecto, tú y yo-

una Noche de única vida para el atestado corazón.

Déjame ver el borde del abismo, la casa del lago,

-Oh desvanezco en la fiebre de la Nada, tus ojos-

la mesa servida, tu dulce, real mirada

para gritar aterrada en el final lastimero,

arrepentida, viva, inacabada,

vacía, nula, inexpugnable

Sin ti.


Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s