Antes de empezar el día

El tiempo sigue pasando, y no se ven cambios. Sigo temiendo a lo mismo. Sigo siendo incapaz de lo mismo. Sigo teniendo las mismas vacías esperanzas. Y hoy, en esta hora llena de luz del día, me encuentro incapaz de iniciar mi tarea. El sueño se me ha convertido en un peso de la Noche. Lleno de códigos y recuerdos que no quiero salvar en este corazón, lleno de tus imágenes y la tortura de tu ausencia. La tortura de una culpa escogida, que me sigue como una sombra reptante cada día, acechando cada oportunidad de momentánea, efímera, ansiada felicidad. Te veo en los ojos de las personas que sólo hoy conozco. Te veo en las noches en vela que nuestra frágil humanidad nos otorga en el dolor de la enfermedad. Enfermedades que disfruto en el dolor, con una sonrisa oscura que me dice que obtengo mi merecido. Estás allí? Observándome? Juzgando como mis lágrimas se van por el deseo de sobrevivir, como mis juramentos se diluyen en el dolor de tu ausencia, en la desesperación de la realidad. Y en la hora en la que mi fiebre consume mis pensamientos, fantaseo con yacer a tu lado, en tu seno, escuchando tu voz irrepetible, llena de sacrificio y amor real, el único amor real que he conocido, como bien lo predijiste. Estás conmigo? Cada día que pasa tan sólo la idea de tu partida se hace más palpable, la idea de mi total soledad se delinea en mis ansias de tenerte de vuelta, y la torpe fortuna que me ha deparado los días ausentes de tí me reitera que me has abandonado, lo único que ha sido realmente mío. Ni mi memoria, ni mi conocimiento, ni mi amor son tesoros que me pertenecen. Son espejismos de mis deseos más preciados, pero nunca míos. Y contigo se ha ido mi bienestar, mi tranquilidad. Y en esta hora llena de luz del día, no puedo tener un sólo pensamiento dirigido hacia mis deberes, hacia mis tareas, hacia mi vida. Sólo queda ese llanto dormido que no se puede ya gritar y que me llena de tu ausencia. Antes de empezar el día, te lo escribo, porque la memoria no me permitirá guardar este dolor en el afán de seguir con la vida que me dejaste.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s