Litanies of the heart I

 

hands

10 August 2016

Withered heart, hardened skin,
Time marches on
Dragging our bodies to the Sun.

              The day begone, bygone the charm.

Sweetened lips, your tender youth,
You run afar
Hauling us off to the bell jar.

              The day begone, bygone the charm.

Saddened sleuth, forgettable kin,
We bleed you away
Memory in slumber, will never neglect.

              The day begone, bygone the charm.

Maps on strips, vigorous embrace,
Grasping my heart
The day begone, bygone the charm.

              The day begone, bygone the charm.

And the world will turn, your eyes intact,
Stories resembling yesterday’s lives.
And the Valkyries will sing no stars aligned,
My lineage lost, your urges denied.

              The day begone, bygone the charm.

Photo by Nicola Davison Reed

Old new beginnings…

Dear all! With no other pretension other than motivate myself to write, I am bringing my old blog (arbolsobrelacolina.blogspot.com) here! I will probably post in both, at least for the near time coming… while I decide which one is better to keep 🙂

corrib

I took this picture recently while having a well-needed walk by the river in the town I live.The light had a life on its own, it was like showing me where to follow! I love the intense green in the ivy leaves.

Thank you for reading! Please share your impressions, ideas, suggestions, anytime through comments!

De suicidas

22 Marzo 2012

Es el abismo
Nada nada nada
Ausencia de razones,
Imágenes tardías
Sonrisas tuyas y mías
Que se van, se van…

Es la caída
Donde vuelo apacible
al Infierno de tu Dios.
Tus besos ya muy sordos
En mis labios de tierra
En comunión, comunión.

Es el silencio
Y la quietud atacando
Mi sangre, mi corazón.
Es la parca, amiga mía,
Cantando a media voz
¡Podrás dormir tranquila
pero sorda y ya sin voz!

Y me pregunto

9 Agosto 2012

Si me sumerjo en el silencio, ¿me esperarás allí? Si caigo en la sonoridad, ¿escucharás atento lo que tengo que decir? Si entrego mi cuerpo a la destrucción, ¿aún me amarás?
[…]
Mis días son ciclos de Vida y de Muerte, y de todo lo que hay entre ellas. Respiro, marcho, conquisto, venzo, caigo: todo como debe ser. Luego me revelo, pruebo la noche, me pruebo a mí misma con el filo de los actos, despedazando un poco lo que soy. Y te llamo en medio de todo el barullo, te quiero cerca para la lucha, para el dolor y la nulidad, con lo que tengo, lo que quiero y lo que no. Pero no estás y me sigo preguntando: ¿Estarías?

Small song

2 September 2012

Time becomes distant… Our moments (are) the result of an alternate force. Unthinkable, yet inevitable. Like the perception of the brimful and infinite emptiness during the fall, that is how I feel, consumed by your words. In the promise of your bed, my heart crackles. In the peace of your embrace, my soul abates. And the unity of the world quietens, and my woes vanish with the playful smoke that I summon, in these nights with my home afar…
Sometimes I wonder how real is this that I feel, this that I feel you feel. And then I perceive you as near as my breath, as implicit as my omissions. And I miss you, I have you heare, as mine as my voice, more real than my reflection… and more vital than my heartbeat.

A mi cena

***

Lechos de hojitas
Sabor rebelión
Que me cantan, que me gritan
                     “Duerme conmigo el terror.”

Se cortan uno a uno
Con el verde, el rojo sabor
Sazonan los ojos cristalinos
¡Evaporan la razón!

Son hojitas, carnes, guisos
Agolpándose en bocas, senos
Marcando destinos cenizos
Del fin tan impaciente que padecemos.

Mas ¿Quién soy yo?
Ni en mano azadón, ni palo
Sólo el silencio y la ceguera
Y en mi banco el Tiempo
Con el que pago sus muertes, mi turno
                        Y mi puesto en el comedor.

***

Antes de empezar el día

El tiempo sigue pasando, y no se ven cambios. Sigo temiendo a lo mismo. Sigo siendo incapaz de lo mismo. Sigo teniendo las mismas vacías esperanzas. Y hoy, en esta hora llena de luz del día, me encuentro incapaz de iniciar mi tarea. El sueño se me ha convertido en un peso de la Noche. Lleno de códigos y recuerdos que no quiero salvar en este corazón, lleno de tus imágenes y la tortura de tu ausencia. La tortura de una culpa escogida, que me sigue como una sombra reptante cada día, acechando cada oportunidad de momentánea, efímera, ansiada felicidad. Te veo en los ojos de las personas que sólo hoy conozco. Te veo en las noches en vela que nuestra frágil humanidad nos otorga en el dolor de la enfermedad. Enfermedades que disfruto en el dolor, con una sonrisa oscura que me dice que obtengo mi merecido. Estás allí? Observándome? Juzgando como mis lágrimas se van por el deseo de sobrevivir, como mis juramentos se diluyen en el dolor de tu ausencia, en la desesperación de la realidad. Y en la hora en la que mi fiebre consume mis pensamientos, fantaseo con yacer a tu lado, en tu seno, escuchando tu voz irrepetible, llena de sacrificio y amor real, el único amor real que he conocido, como bien lo predijiste. Estás conmigo? Cada día que pasa tan sólo la idea de tu partida se hace más palpable, la idea de mi total soledad se delinea en mis ansias de tenerte de vuelta, y la torpe fortuna que me ha deparado los días ausentes de tí me reitera que me has abandonado, lo único que ha sido realmente mío. Ni mi memoria, ni mi conocimiento, ni mi amor son tesoros que me pertenecen. Son espejismos de mis deseos más preciados, pero nunca míos. Y contigo se ha ido mi bienestar, mi tranquilidad. Y en esta hora llena de luz del día, no puedo tener un sólo pensamiento dirigido hacia mis deberes, hacia mis tareas, hacia mi vida. Sólo queda ese llanto dormido que no se puede ya gritar y que me llena de tu ausencia. Antes de empezar el día, te lo escribo, porque la memoria no me permitirá guardar este dolor en el afán de seguir con la vida que me dejaste.